fbpx

Síndrome del túnel carpiano

Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es una de las afecciones más comunes hoy día

El síndrome del túnel carpiano es una neuropatía (afectación de un nervio periférico) por atrapamiento del nervio mediano en su paso por el canal articular de la muñeca, siendo una de las más comunes en todo el mundo y, por lo general, más común en mujeres sobre todo durante el embarazo y a partir de los 50 años.

En este canal (conocido como túnel carpiano), el nervio tiene que compartir el espacio con los huesos de la muñeca, el ligamento transverso o anular del carpo y los tendones de la musculatura flexora de la mano. Una inflamación en la articulación de la muñeca, sus tendones, cambios hormonales o trabajos que realicen actividad manual (como trabajo de oficina, aunque esto último está en duda) pueden contribuir a la compresión del nervio en este canal y el desarrollo de la enfermedad.

¿Por qué se produce?

Algunos factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad serían: la diabetes, menopausia, hipotiroidismo, sobrepeso, artritis/artrosis y el embarazo. Debido a que el hipotiroidismo, la menopausia y el embarazo son factores de riesgo se cree que los cambios hormonales puedan ser una de las causas, pero no hay evidencia que lo apoye.

En concreto, se cree que el embarazo podría suponer un factor de riesgo debido a la inflamación y los cambios hormonales que se producen durante el mismo, apareciendo normalmente de manera rápida y manteniéndose a veces incluso después del parto.

Aunque la deformidad de los huesos y articulaciones de la muñeca puedan disminuir el espacio del túnel carpiano, no se encuentra asociación entre artritis/artrosis en la muñeca y síndrome del túnel carpiano, dándose tanto en personas con estos cambios como en personas sin ellos. Esto nos podría indicar que esta enfermedad no se produce solo por un estrechamiento de ese canal y que puede haber más factores implicados.

¿Cómo lo diagnosticamos? ¿Qué síntomas tiene?

Debido a que los tests de los que disponemos son poco fiables, el diagnóstico de esta enfermedad se realizará principalmente según la sintomatología. Al principio, el síndrome comienza con parestesias (sensaciones extrañas de hormigueo, cosquilleo, calor o frío) nocturnas e intermitentes y disestesias (disminución o exageración desagradable de la sensibilidad táctil) durante el día, que se incrementan en frecuencia a medida que avanza el síndrome. Esto se sigue de una perdida de sensibilidad y fuerza (sobre todo en el pulgar) en la mano, siendo está la secuencia más típica de sus síntomas.

Aunque normalmente los síntomas se quedan en la mano, pueden darse síntomas en el antebrazo, brazo y pueden llegar hasta el hombro, siendo más común que exista dolor y no falta de sensibilidad o sensación de hormigueo. Estos síntomas pueden empeorar o incluso (en casos muy extremos) producirse daños permanentes sí no se recibe tratamiento.

Es importante destacar la necesidad de descartar en nuestro diagnostico que esta sintomatología se deba a un síndrome radicular (que el problema nervioso venga del cuello) o de cualquier otro lugar en el que pueda haber compresión del nervio, aunque estos puntos van más allá del propósito de este articulo y por lo tanto no se explorarán en el mismo.

¿Cómo se trata el síndrome del túnel carpiano?

La evidencia científica consultada para la realización de este artículo, considera el tratamiento quirúrgico es superior al tratamiento conservador para el síndrome del túnel carpiano. Ahora bien, cuando se analiza detenidamente los resultados obtenidos se comprueba que tras 12 meses de la intervención (ya sea con tratamiento quirúrgica o conservador) estas diferencias son mínimas, incluso sin existir diferencias entre ambos tratamientos a los 3 y 12 meses post intervención.

Esto, sumado a un reciente estudio de Wolny y colabores (2018), que tras una intervención de 10 semanas (2 meses y medio) encontraron mejoría con el uso de terapia manual con respecto a un grupo sin tratamiento y la mayor posibilidad de afectos adversos de la cirugía (del 1-12%) frente al tratamiento conservador, este debería seguir siendo el tratamiento de elección, al menos en fases iniciales y menos severas de la enfermedad.

Conclusiones

Como ya hemos visto, nos encontramos ante una enfermedad muy común y que actualmente no tiene una causa definida, aunque sí que existen ciertos factores que pueden hacer que se desarrolle con mayor frecuencia.

Con la evidencia actual, puede decirse que el tratamiento conservador debe ser una primera línea de tratamiento para el síndrome del túnel carpiano.

Como siempre y seguramente punto más importante de todo el artículo, acude siempre a tu profesional de confianza para que te evalúe personalmente y paute un tratamiento acorde a tus necesidades.

Nos encantará resolver tus dudas

Estamos especializados en mejorar tu salud.
CONTACTAR

Estamos especializado en mejorar la salud con fisioterapia personalizada y clases reducidas de hipopresivo y pilates.

Ayudamos a equilibrar la salud de jóvenes y adultos de la mano de los mejores profesionales con la mejor formación y la maquinaría de la más alta gama.

CONTACTO

  • Calle Duque de Fernán Núñez, 15, 14003 Córdoba
  • 656.693.141
  • Lunes a viernes 09H00-13H30 & 16H00-21H00
  • Email