fbpx

¿Qué causa las contracturas musculares? 

¿Qué causa las contracturas musculares? 

Contractura muscular causas y tratamiento

Las contracturas musculares pueden describirse como una pérdida de fuerza y ​​control muscular. 

Pueden ocurrir después de un ejercicio especialmente intenso y dar como resultado la incapacidad de estirarse o usar el grupo muscular afectado. Este fenómeno a menudo se describe como la sensación muscular "apretada" o "agarrotada". Suele ser una deformidad temporal que reduce la flexibilidad articular y el rango de movimiento.

Hoy compartiremos contigo qué son las contracturas musculares, los síntomas, el tratamiento, los remedios caseros y la prevención.

¿Qué son las contracturas?

Las contracturas musculares generalmente se consideran algo bueno y son necesarias para que podamos usar prácticamente todas las partes de nuestro cuerpo. Las fibras musculares se contraen al producir cambios en la longitud muscular, esencialmente al acortar la distancia entre la acción y los filamentos de miosina.

Los estados de acortamiento prolongado o tejidos tensos se denominan contractura. Aquí, los músculos pueden permanecer contraídos a pesar de todos los efectos. Las contracturas pueden afectar la piel, los músculos, el área articular, los tendones y los ligamentos, evitando el movimiento normal.

¿Qué causa las contracturas musculares?

Las contracturas musculares pueden ocurrir por varias razones, como parálisis (pérdida de la función muscular), atrofia muscular (disminución de la masa muscular) y debido a diversas formas de distrofia muscular (enfermedades musculares). Esencialmente, estas condiciones afectarán la capacidad del músculo para formar su función básica. 

Los siguientes son algunos ejemplos de causas de contractura muscular:

  • Ejercicio físico extenuante. Puede ejercer demasiada presión sobre ciertas articulaciones, lo que provoca contracturas y movilidad reducida. Esto se puede enfatizar con movimientos bruscos o forma incorrecta al realizar ejercicios.
  • No calentar antes de una actividad física. No tomarse el tiempo para estirarse antes de realizar ejercicio físico puede aumentar la probabilidad de desarrollar contractura. Esto se debe a que los músculos perciben que incluso una cantidad normal de tensión es mayor de lo que es. Esto puede provocar que los músculos y las articulaciones sean empujados más allá de sus límites, posiblemente con el riesgo de lesiones.
  • Una mala postura. Adoptar posturas incorrectas, como sentarse en un escritorio, frente a la pantalla de un ordenador, o incluso mirar constantemente su teléfono durante un tiempo excesivo, puede provocar rigidez en las articulaciones y contracturas musculares.

Lesión

Cualquier tipo de trauma en el cuerpo puede conducir a contracturas completas o parciales. Esto incluye fracturas, ligamentos o tendones desgarrados, quemaduras y lesiones nerviosas. Esto se debe principalmente a las lesiones que causan una movilidad articular reducida que impide el rango de movimiento normal, lo que puede conducir al desarrollo de contractura.

Enfermedad, mal uso e inmovilización

No usar los músculos de una parte particular del cuerpo por períodos prolongados puede conducir al desarrollo de contracciones. Esto puede verse como resultado de lesiones que impiden el movimiento, reposo prolongado en cama o incluso simplemente usar un yeso.

Calado y temperaturas extremas

Los cambios rápidos de temperatura de calor a frío pueden provocar contracción muscular. Si se produce un estiramiento muscular excesivo, como si estuviera atrapado en el frío sin una chaqueta, ciertas áreas de su cuerpo comenzarán a contraerse o temblar para ayudar a producir calor. Con el tiempo, esto puede provocar dolor, molestias y contracturas.

Infección o enfermedad

Las contracturas musculares pueden ser un síntoma de las siguientes condiciones: esclerosis múltiple, lesiones en la cabeza, infección por poliomielitis, infecciones en las articulaciones y los huesos, parálisis cerebral, derrame cerebral, infecciones nerviosas y musculares, así como lesiones durante el parto que causan parálisis.

Tratamiento de contracturas musculares

Examen médico

Este es el primer paso que realizará tu médico que consiste en un historial médico y un examen físico. Al responder preguntas relacionadas con tus síntomas, tu médico podrá diagnosticar mejor la causa más probable de tus contracturas y, en última instancia, proporcionar un mejor tratamiento. 

Terapia física

Uno de los tratamientos más comunes para las contracturas, que ayuda a aumentar el rango de movimiento y fortalecer los músculos. La fisioterapia se puede realizar a través de sesiones prácticas con un fisioterapeuta o aprender a realizarse en casa. Sin embargo, la fisioterapia solo es efectiva si no se hace regularmente y es realizada por un terapeuta titulado.

Dispositivos

El uso de un yeso o una férula puede ayudar a estirar el tejido cerca de las áreas problemáticas, reduciendo las contracturas. También se puede usar otro dispositivo llamado máquina de movimiento pasivo continuo (CPM), que ayuda a mantener en movimiento una parte del cuerpo afectada.

Medicación

Dependiendo de la causa particular de la contractura, se pueden usar medicamentos para reducir el dolor y la inflamación. 

Cirugía

Usado en algunos casos para la reparación de tejidos con la esperanza de recuperar el rango completo de movimiento. La cirugía se puede usar para alargar los músculos o reparar ligamentos, tendones o huesos.

Remedios caseros para las contracturas musculares

Descanso

Detener cualquier forma de actividad intensa o ejercicio físico del área afectada es el paso más importante en la recuperación de la contractura muscular. Es importante recordar que descansar no significa quedarse inmóvil o sedentario, sino simplemente relajarse un poco. El descanso puede tomar de un par de días a un par de semanas, según las recomendaciones de tu médico.

Mantén tus articulaciones en movimiento

Masajear el área afectada ayudará a mantener el flujo sanguíneo en movimiento y estimular los nervios. Hacer esto un par de veces al día mejorará la recuperación de la contractura muscular. Se recomienda no aplicar demasiada presión en el área de la contractura durante las etapas iniciales, ya que puede provocar más lesiones y una recuperación prolongada. Las formas severas de contracturas pueden requerir la ayuda de un fisioterapeuta experto.

Tratamiento térmico

El calor de las duchas calientes o una toalla caliente puede hacer maravillas para aliviar la tensión muscular. Esto también puede extenderse a usar ropa abrigada durante los días fríos si es especialmente sensible a los cambios de temperatura.

Recuerda es muy importante acudir siempre a un profesional de confianza para que te evalúe la contractura muscular de manera individual y paute un tratamiento acorde a tus necesidades.

Nos encantará resolver tus dudas

Estamos especializados en mejorar tu salud.
CONTACTAR

Estamos especializado en mejorar la salud con fisioterapia personalizada y clases reducidas de hipopresivo y pilates.

Ayudamos a equilibrar la salud de jóvenes y adultos de la mano de los mejores profesionales con la mejor formación y la maquinaría de la más alta gama.

CONTACTO

  • Calle Duque de Fernán Núñez, 15, 14003 Córdoba
  • 656.693.141
  • Lunes a viernes 09H00-13H30 & 16H00-21H00
  • Email