fbpx

Descubre como tratar la fascitis plantar

Descubre como tratar la fascitis plantar

La fascitis plantar es la patología del pie más común entre la población activa

Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque parece ser que hay un aumento en el sexo femenino entre 40-70 años.

Para empezar, vamos a ubicar la zona afectada. La fascia plantar es el tejido grueso en la planta del pie. Este tejido conecta el calcáneo a los dedos y crea el arco del pie. Otra consideración es la continuidad de este tejido en el tríceps sural- tendón de Aquiles. Al estar conectados, la tensión de uno afecta al otro, de ahí la importancia de mantener una buena y equilibrada musculatura en el miembro inferior.

La función de esta fascia es la de proveer al arco longitudinal del pie de estabilidad y de absorción de impactos.

La fascitis plantar es una inflamación de este tejido

Síntomas:

  • En su comienzo, es un dolor en el talón al apoyarlo tras un tiempo de reposo, que desaparece o mejora conforme seguimos caminando y vuelve a aparecer tras descansar.
  • A medida que la patología se instaura y avanza, el dolor se expande por la planta del pie por su cara interna y aparece un dolor que se incrementa con la presión sobre todo al hacer el despegue del pie en el paso (ya que en la fase de impulso en la marcha es donde se reparte toda la fuerza y energía). El dolor también aumenta con el estiramiento y puede incluso llegar a producirse tumefacción si hay un grado de lesión importante.

Que esta fascia entre en estado patológico o no dependerá de varios factores predisponentes como:

  • Inicio de actividades deportivas fuertes sin un acondicionamiento progresivo.
  • Calentamiento insuficiente en situaciones de estrés miofascial.
  • Sobrecarga muscular.
  • Debilidad muscular.
  • Defectos biomecánicos (pies planos o cavos, pronación exagerada, …) o desequilibrios en el pie como rigidez y falta de movilidad de este y/o del tobillo.
  • Calzado inadecuado (suela demasiado rígida o demasiado blanda, desgaste excesivo del talón).
  • Correr sobre las puntas de los pies o los descensos pueden favorecer la fascitis, sobre todo en atletas con desequilibrios biomecánicos en extremidades inferiores que les obligan a mal apoyo, la diferencia de longitud (dismetría) de las extremidades inferiores, tibias curvadas, caderas en anteversión.
  • Edad mayor de 40 años.
  • Espolón del talón.

La fascitis plantar ocurre cuando sometemos a estrés repetido a nuestro talón, sobre todo cuando corremos sobre terrenos o superficies duras, porque provocan un continuo golpeteo sobre el mismo, llevando a lo que llamamos micro-traumatismos, que provoca una inflamación en el talón y posteriormente, dolor.

El dolor lo reproducimos si nos tocamos el talón en su parte anterior y seguimos el recorrido de la fascia, por la planta del pie, aumentando con la flexión de los dedos del pie.

El diagnóstico se suele basar en una anamnesis (preguntas) por parte del profesional sanitario, aunque pruebas tales como la ecografía o la resonancia magnética nos podría ayudar a descartar otras lesiones o patologías. La radiografía puede indicarse para descartar el espolón calcáneo o patologías tales como artrosis.

El tratamiento de la fascitis plantar

El tratamiento suele ser conservador (fisioterapia y podología) y pocas veces, solo en casos más persistentes, se utiliza el tratamiento quirúrgico.

El tratamiento conservador es lento y dependerán del paciente. Hay que tener en cuenta que es una patología que suele instaurarse por al menos 12 meses, aunque con un buen tratamiento los síntomas deberían de aliviarse o desaparecer antes.

Este tratamiento consiste principalmente en conseguir un aumento de la movilidad del pie y los segmentos que lo componen, así como un buen balance muscular, aumentando la flexibilidad del tríceps sural y musculatura del pie y dedos. Una parte del tratamiento es el tratamiento de la fascia en sí, ayudando a recuperar su elasticidad y su capacidad de repartir las cargas y tensiones.

Otra ayuda para mejorar los síntomas es el tema de las plantillas. Lo ideal es acudir a un podólogo para que nos realicen una exploración de la pisada y diagnostiquen si necesitamos un cambio en la pisada o simplemente una plantilla de descarga para darle un descanso a la zona.

Por todo esto, no dude en acudir a tu fisioterapeuta lo antes posible para evitar que se prolongue esta patología o que se asocien otras.

Nos encantará resolver tus dudas

Estamos especializados en mejorar tu salud.
CONTACTAR

Estamos especializado en mejorar la salud con fisioterapia personalizada y clases reducidas de hipopresivo y pilates.

Ayudamos a equilibrar la salud de jóvenes y adultos de la mano de los mejores profesionales con la mejor formación y la maquinaría de la más alta gama.

CONTACTO

  • Calle Duque de Fernán Núñez, 15, 14003 Córdoba
  • 656.693.141
  • Lunes a viernes 09H00-13H30 & 16H00-21H00
  • Email